Beatriz González López Valcárcel | Foto: EL ESPEJO CANARIO

27 de septiembre de 2017
La corrupción, un ‘virus’ contagioso

Un estudio firmado por la catedrática de la ULPGC Beatriz González López Valcárcel con otros dos investigadores universitarios da como resultado una enorme base de datos que refleja el ‘comportamiento’ de ámbitos municipales donde se detectan casos de corrupción.

Beatriz González López Valcárcel, catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la ULPGC, presidenta de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria e incluida en el Top 100 de las Mujeres Líderes en España en 2017 en el sector de Pensadoras y Expertas, visitó los estudios de El Espejo Canario en Las Palmas de Gran Canaria donde, tras mostrar su gratitud por la mención recibida “no sólo por mí, sino por Canarias y por mi Universidad”, informó de la finalización del estudio Danger: Local corruption is contagious! en el que, firmado con Juan Luis Jiménez (ULPGC) y Jordi Perdiguero (UAB), se concluye que la corrupción se contagia municipio a municipio: “Yo había realizado estudios sobre el contagio en el ámbito sociosanitario, mientras que mis compañeros llevaban tiempo estudiando datos municipales de España que incluían los de corrupción”, explicó González; de un encuentro fortuito, salió la idea de “investigar si la corrupción es contagiosa” cuyo resultado es “una enorme base de datos con todos los municipios españoles con más de 10.000 habitantes durante más de diez años”.

Este periodo de tiempo les ha permitido seguir la evolución de “quiénes se ha descubierto que se han corrompido y otras características de la evolución de los municipios”. Aplicando modelos geométricos de “lo que se llama ahora Geografía Económica”, acabaron descubriendo que “si en un municipio surge un caso de corrupción, es un 3% más probable que se contamine un municipio limítrofe”. Una relación “estadísticamente significativa”, en palabras de González, “que puede deberse al contagio en sí por emulación (la interacción social); a que hay casos de corrupción que trascienden a un solo municipio (por ejemplo, comarcales en zonas costeras); y, menos plausible, a que la Fiscalía Anticorrupción pone especial empeño en investigar ciertas áreas, como mancomunidades”. Aunque “el contagio” era la hipótesis inicial, la observación de los datos ha permitido a los autores del estudio percatarse de factores más predecibles, “como que se corrompan municipios donde hay una tarta más sabrosa”.

Beatriz González destacó “lo gratificantes que son estos trabajos”, máxime cuando se desarrollan entre “investigadores de varias universidades”, como es el caso, y se publican en revistas especializadas de carácter internacional.

Más investigaciones en marcha

Otra de las investigaciones en las que Beatriz González López Valcárcel está inmersa es sobre la iatrogenia, “palabra griega que significaría literalmente ‘daño que hace el médico”; en sentido más amplio, puntualiza la experta, “daño que hace el sistema sanitario”. Durante dos años, “un grupo de 25 expertos la estudiamos desde todos sus ángulos: sanitaria, cultural y social” con el fin de intentar evitar la sobreactuación médica, esto es: “el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, un grave problema social que genera iatrogenia”.

Según una encuesta que hicieron estos expertos en el ámbito de urgencias con la Organización Médica Colegial (OMC), muchos médicos admitieron practicar la ‘medicina defensiva’, que consiste “en pedir pruebas que no son siempre necesarias pero por si acaso…”; a lo que hay que añadir “la presión de la industria farmacéutica” alentando el consumo para encontrarse con el panorama descrito.

Con este informe, el objetivo de los investigadores era “hacer propuestas concretas de prevención y control de la iatrogenia” para, además de hacerla visible sobre todo en los ciclos formativos de los médicos, lograr una reducción en el gasto sociosanitario. Para ello, los implicados están solicitando “el apoyo” de asociaciones de pacientes y otras agrupaciones ciudadanas, así como fomentando la educación social en esta materia con métodos de probada eficacia como el de la “prescripción diferida”, puesta a prueba en lugares como Dinamarca.

Sin Comentarios
Su mensaje se ha enviado.
Este mensaje contiene palabras ofensivas y está siendo moderado.
Escriba su comentario

Normas de participación