José Gutiérrez Barroso | Foto: EL ESPEJO CANARIO

2 de febrero de 2018
El autor afirma que Educación conocía el informe de acoso escolar desde octubre

Josué Gutiérrez, sociólogo y coordinador del estudio para el Cabildo de Gran Canaria, afirma que la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias conocía el estudio desde el pasado mes de octubre.

Gutiérrez señala que entregó el estudio al Cabildo en el mes de septiembre de 2017 y le consta que se presentó “el estudio completo” en el registro de entrada de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias el 27 de octubre. A este respecto, afirma que hubiese preferido sentarse “con los técnicos del Gobierno” y discutir el informe que ahora la Consejería rechaza: “Lo que no entiendo es el silencio”.

El sociólogo se reafirma en las conclusiones del informe, que indican que la prevalencia de acoso escolar entre alumnos de quinto y sexto de primaria y primero y segundo de la ESO, asciende a un 20%. Afirma que este dato refleja la media de los tres motivos de acoso que se estudiaron y significa que el 20% de los alumnos consultados “ha sufrido las situaciones que se han descrito en el cuestionario, que cumplen con la descripción del acoso escolar”. Matiza que no solo se preguntó al alumnado si se identificaban con las distintas historias que les proponían los encuestadores, sino también por “la última vez que se sintió como el personaje” de una forma “sistemática, intencional y continuada”. El Informe Pisa, apunta el sociólogo, “da datos de prevalencia del acoso en torno al 15% para España”.

Señala que la “prevalencia” mide las respuestas del alumnado respecto a si se han sentido acosados, cosa distinta a la “incidencia”, que registra los casos efectivamente denunciados. Por ese motivo considera que no es inconsistente el dato de que a pesar de que el 20% de los 36.000 alumnos estudiados dice haber sufrido algún tipo de acoso, solo se haya denunciado 60 casos.

El estudio, afirma, se encargó a finales del año 2016. En ese momento diseñaron un cuestionario similar al que emplea el Ministerio de Educación para detectar la violencia en los centros escolares.  Tras reuniones con el Gobierno canario decidieron presentar otro cuestionario, situacional, para medir el acoso escolar. Se trata de “una de las mejores formas de estudiar el acoso, porque no se pregunta al alumno por situaciones personales, sino por historias con las que podrían identificarse”.

Un marco teórico “potente”

Defiende que el cuestionario no se creó para ese estudio en concreto, sino que está generalizado en el ámbito científico, respaldado por “doctores de didáctica y de educación de la Universidad de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria” así como sustentado en “un marco teórico bastante potente”. Recuerda que, para mayor garantía, eran licenciados en Psicología los que preguntaban a los alumnos.

Preguntado por si la nota de prensa emitido por el Cabildo de Gran Canaria estaba redactada de forma alarmista o tendenciosa, el sociólogo responde que conocía la nota y estaba de acuerdo con ella: “Responde a un dato que está dentro del estudio. ¿Qué alarme? No digo que no alarme”.

En la medida de que es un trabajador externo del Cabildo, rechaza “discutir con la consejera” de Educación, Soledad Monzón, y se limita a repetir que el estudio “cumple con los estándares científicos”.

Si de él hubiese dependido, apunta, la nota de prensa hubiese versado sobre lo que considera lo “más importante” del estudio: que los programas de convivencia del Gobierno de Canarias y del Cabildo “están funcionando”.

Sin Comentarios
Su mensaje se ha enviado.
Este mensaje contiene palabras ofensivas y está siendo moderado.
Escriba su comentario

Normas de participación