21 de febrero de 2018
Doreste: “No se construirá ningún hotel en El Confital”

“La ciudad no se va a tragar un hotel”, afirma el concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste.

Doreste asegura que cumplirán la sentencia que obliga a modificar el planeamiento, para lo cual ya han pedido más tiempo al Juzgado. No obstante, si la situación se retrotrae al año 2009, el plan permitiría la construcción de un  hotel en la parcela, algo que fue introducido por el PP sin que Doreste sepa “por qué lo hicieron. Fue una decisión política”. Asegura, no obstante, que mientras él sea concejal de Urbanismo no se permitirá tal construcción en la emblemática bahía de Las Palmas de Gran Canaria: “Es un espacio libre y como tal se va a mantener”. Para ello no ve mayor problema en abrir “la vía de la expropiación”.

Metroguagua

Doreste, perteneciente a Podemos, asegura que su apoyo al proyecto de la Metroguagua es “incondicional” por varias razones: porque tenían el mandato de los inscritos de Podemos “de potenciar el transporte público”, porque la ciudad necesita un sistema troncal que una la plaza de Manuel Becerra con el Cono Sur y porque “es el más barato que existe”.

A este respecto, señala que Las Palmas de Gran Canaria “siempre se ha rendido al automóvil”, de tal forma que diariamente se mueven 140.000 vehículos en su interior al tiempo que recibe 60.000 de otros municipios. Eso supone “200.000 coches diarios buscando aparcamiento. Y es insostenible”. A su juicio, hay que generar un “buen transporte público y aparcamientos en el exterior de la ciudad”.

Recuerda que las obras de la metroguagua, así como la adquisición de vehículos, se realizan en el marco del convenio de Guaguas Municipales con la La Sociedad Municipal de Gestión Urbanística de Las Palmas de Gran Canaria S.A. (GEURSA): “Las obras las tiene que hacer Guaguas, porque fue la que pidió el crédito”. A este respecto, rechaza las acusaciones de que detrás del proyecto se esconda un “pelotazo urbanístico” porque “¿Dónde se ha recalificado un terreno?”. También desmiente que se hayan destinado 128 millones de euros para comprar guaguas, pues ese dinero “no es solo para comprar guaguas, sino también para hacer las obras y las terminales”.

Sobre la posición contraria del secretario local del PSOE de Las Palmas de Gran Canaria, Miguel Ángel Pérez el Pino, hacia algunos trazados de la metroguagua, Doreste considera que el problema es que la Autoridad Única del Transporte, de la que es responsable Pérez, carece de un plan de movilidad sostenible. “Hay que tener ese plan y a partir de ahí decidir las inversiones. En Las Palmas de Gran Canaria tenemos un plan de movilidad sostenible”, que incluye desplazamientos de no más de 20 minutos desde la ciudad alta y gratuidad en los trasbordos. “Otra cosa es la discusión técnica de si un trazado debe ir por un lado o por otro, eso son decisiones técnicas”.

Podemos y los pactos

Doreste asegura que las decisiones urbanísticas las toma él y no las asambleas de Podemos. En dichas asambleas “se aprueban las líneas generales de actuación y cada cierto tiempo se rinde cuenta y se reciben ideas y sugerencias”. No obstante considera que, ante las críticas, “la libertad de expresión ha de respetarse al máximo”.

Estima que el éxito del pacto de gobierno en Las Palmas de Gran Canaria, que une a PSOE, Podemos y Nueva Canarias, reside en que los grupos estuvieron “diez días hablando de lo que íbamos a hacer en la ciudad y solo después repartimos las concejalías”. Eso significaba que “al que le tocaba Hacienda sabía cuáles eran las líneas generales de lo que tenía que hacer. En ese caso, liquidar la deuda, algo que hemos conseguido”. A su juicio, el fracaso de otros pactos reside en que “han discutido primero los puestos y después las líneas de gobierno”.

Doreste confiesa que “el sapo más gordo” que se ha tragado en este mandato es el del acuario Poema del Mar. “Entendíamos que no era nuestro proyecto de ciudad, pero dijimos que las decisiones que tomáramos no costarían un euro a la ciudad. Si hubiésemos retirado la licencia habríamos acabado pagando cuarenta millones de euros”.

Sobre su forma de hacer política, afirma que no dice que “no” a ningún inversor: “A todos les he dicho que no me presenten los proyectos, sino que los registren en ventanilla y que se sometan a los informes técnicos”. A su juicio, esa es la fórmula de evitar la prevaricación y lo que ha posibilitado “que en la ciudad se estén construyendo montón de hoteles”.

Considera que es necesario acabar con el “quita y pon de funcionarios” que convierte a las instituciones “en pesebres de los partidos”. Afirma que no ha nombrado a ningún cargo de confianza: “Tengo una directora general que lo fue con el PSOE y con el PP. Convocamos un concurso y esa persona sigue siendo la directora general”.

Pensamiento twitter

Está “completamente seguro” de la honradez y honestidad de todos los funcionarios, pero tajantemente en contra del “pensamiento twitter”, consistente en idear frases para esparcir en las redes sociales. “Pones en twitter que tal programa de radio está financiado por un empresario y eso afecta al periodista. Cuando sacamos lo de la música en las terrazas, alguien montó un change.org en contra. Me llamó un amigo de Valencia que habían firmado contra mi. Entonces dicen que tienen 10.000 firmas, pero pueden ser de la Conchichina”. Recomienda volver a ver el programa de Salvados sobre el odio en las redes sociales.

Sin Comentarios
Su mensaje se ha enviado.
Este mensaje contiene palabras ofensivas y está siendo moderado.
Escriba su comentario

Normas de participación